Principales plagas que atacan al cultivo de Maíz

Principales plagas que atacan al cultivo de Maíz

Su control en el estado de Sinaloa

2648
0
Compartir

Durante el ciclo agrícola 2013-2014 se sembraron alrededor de 450 mil hectáreas de maíz en Sinaloa, que generaron una producción aproximada de 4.5 millones de toneladas. Como se puede apreciar, Sinaloa es desde el punto de vista de superficie y producción, de los más importantes estados productores a nivel nacional.

La producción de maíz es afectada por varios factores que ocasionan daños en la producción al no ser controlados. Este es el caso de las plagas y las enfermedades que cíclicamente se presentan y atacan a las plantas.

En los últimos años, la incidencia de insectos se ha incrementado considerablemente en el cultivo de maíz. Una de las plagas más importantes es el gusano cogollero que, de cierta forma, ha tenido la capacidad de cambiar de hábitos. En años anteriores, este insecto se presentaba durante las primeras etapas de desarrollo del cultivo, pero una vez que la planta alcanzaba los 50 cm no causaba daños; sin embargo, sus hábitos cambiaron. En la actualidad actúa como barrenador de tallo y se alimenta de las espigas y el elote. (Descripción y hábitos en la pág. 8).

Gusanos trozadores,
Agrotis ipsilon, (Feltia subterránea y Peridroma saucia Hubner)

Existen varias especies de esta familia que atacan al cultivo del maíz. Cuando la incidencia es alta, los rendimientos disminuyen significativamente. Estos insectos prácticamente se alimentan de toda la planta, y son capaces de causar daños totales en el cultivo.

Larva de gusano trozador
Larva de gusano trozador

Agrotis ipsilon
Agrotis ipsilon

La familia (Noctuidae) de esta plaga es un indicativo para determinar los hábitos del insecto; generalmente durante el día, al realizar un recorrido por el campo, es común encontrar plantas trozadas. Los daños característicos causados por los trozadores son en las primeras etapas vegetativas del cultivo; consisten en plantas cortadas en la base, justamente arriba del suelo. Al buscar a los causantes de los daños, es difícil observarlos, se encuentran enterrados durante el día entre la hojarasca o en las grietas del suelo, ya que durante la noche realizan su actividad.

Los adultos son palomillas de color café oscuro, sus colores varían de acuerdo a la especie, miden de 2.0 a 2.5 de longitud, su actividad inicia por las tardes prácticamente después de que el sol se oculta. Durante el día se les puede encontrar en reposo en las grietas del suelo, bajo los terrones o en plantas con mucho follaje. Las hembras depositan los huevecillos de uno en uno o en pequeños grupos en el suelo, en la maleza o sobre su mismo hospedante; después de tres a cinco días eclosionan.

Al emerger las larvas son de color oscuro, con setas y cutícula espinulada para algunos géneros; estos buscan su hospedante favorito; al encontrarlo, se empiezan a alimentar y causan mordeduras en los tallos.

En la medida que la larva se desarrolla, los daños son más severos y característicos, ya que se presentan por manchones (áreas bien marcadas) y raramente están distribuidos ampliamente en el cultivo. La larva pasa por seis instares y en su máximo desarrollo puede medir hasta cinco centímetros de longitud. Posteriormente pasa a pupa en el suelo y después de 7 a 15 días, dependiendo de las condiciones ambientales, emerge el adulto para iniciar inmediatamente su apareamiento y comenzar la siguiente generación.

Para tomar decisiones acertadas en el control de este insecto, es necesario conocer su biología y hábitos, realizar muestreos dos veces por semana. Por ejemplo, en caso de ser necesario el control químico, se sugiere que las aplicaciones de insecticidas se realicen por las tardes, momento en que empieza la actividad de la plaga. Se deben dirigir especialmente a los lugares donde se detecten los daños o focos de infestación, éstas se deben de realizar durante los primeros 30 días después de la emergencia del cultivo, época en la que ocasiona los mayores daños.

Es raro realizar aplicaciones totales para el control de gusano trozador, sin embargo, es recomendable un buen muestreo y detectar la distribución de la plaga en campo, así como la cantidad. Al detectar tres plantas dañadas por metro lineal, en promedio, se sugiere la aplicación. Mediante la práctica de aplicaciones directas a los factores de infestación se reducen los costos del control químico.

Otra de las alternativas para el manejo de insectos es el control biológico; pero, por los hábitos de la plaga, es difícil que cuente con enemigos naturales, aunque la literatura cita a Chelonus sp y a otras especies que parasitan larvas de gusano trozador.

Trips, Caliothrips phaseoli (Hood), Frankiniella spp

El trips adulto mide aproximadamente un milímetro de largo y es de color gris oscuro. Los huevecillos son depositados en el envés de las hojas, después de cuatro o cinco días emergen las ninfas, las cuales son blancas y pasan por cuatro instares. En los primeros dos tienen mayor actividad y se les encuentra en el follaje, luego caen al suelo para pasar allí el tercer y cuarto instar.

Caliothrips phaseoli
Caliothrips phaseoli

Frankiniella spp
Frankiniella spp

El daño de trips retrasa al desarrollo de las plantas cuando las infestaciones son muy altas, especialmente en periodos de resequedad y temperatura fresca en que las plantas tienen un crecimiento más lento. Como medida preventiva se recomienda sembrar en la fecha recomendada y aplicar los riegos oportunamente. El control químico se recomienda cuando se encuentren arriba de cinco trips por planta chica o si se encuentran colonias densas en el cogollo.

Pulgón cogollo, Rhopalosiphum maidis (Fitch)

plagasqueatacanalcultivodelmaiz-6

El adulto del pulgón del cogollo mide aproximadamente 2 mm de largo, con apariencia redondeada y de color azul verde, tiene la antena y las patas negras. Las formas aladas tienen la vena media trifurcada.

Las plantas infestadas presentan colonias de estos insectos en el cogollo y la parte superior del tallo. Las hojas infestadas adquieren una apariencia moteada, con áreas amarillas o rojas que después se enmielan con las excreciones de la plaga y se tornan negras por el desarrollo del hongo de la fumagina. El daño que provoca el insecto retrasa el crecimiento y puede reducir en 30% el rendimiento.

Es importante considerar la cantidad de fauna benéfica que ataca a esta plaga, como la crisopa, las catarinitas y la avispita lisiflebus, principalmente, pues cuando se encuentran en altas poblaciones son capaces de mantener bajo control a la plaga.

El control químico se sugiere aplicarlo al detectar colonias densas de la plaga en el cogollo y/o en el tallo, que propicien la presencia inicial de fumagina en plantas chicas.

Gusano elotero, Helicoverpa zea (Boddie)

plagasqueatacanalcultivodelmaiz-7El gusano de la cápsula está considerado como la principal plaga de este cultivo. Su importancia se debe a que es difícil de controlar y por los daños que ocasiona al alimentarse (sobre todo cuando los granos se encuentran en formación). El ataque de este insecto origina pérdidas considerables en la producción y disminuye la calidad de exportación.

En el valle de Culiacán, existen dos especies de gusano elotero. El éxito de un buen control de insectos consiste en determinar primeramente qué es lo que está causando el daño, debido a que unas especies son más difíciles de controlar. Por lo tanto, es importante saber diferenciar especies: existen algunos insectos que a pesar de ser el mismo género, como esta plaga, una especie (H. Virescens) es más difícil de controlar.

plagasqueatacanalcultivodelmaiz-8Los adultos de estas especies son palomillas muy diferentes: H. Virescens mide 2 cm de longitud, es de color paja claro y presenta en las alas anteriores tres bandas oblicuas de color verduzco. H. Zea es de color café ocre y presenta en las alas anteriores unas manchas redondas de color oscuro; además, son ligeramente más grandes que la especie anterior y mide 2.5 cm de longitud. Una práctica importante en campo es conocer cuál es la especie más dominante para la toma de decisiones.

Las hembras depositan los huevecillos de uno en uno en el follaje. Generalmente se les encuentra en las partes más tiernas de la planta, son de forma esférica, presentan estrías pronunciadas, son fáciles de observar, inicialmente son de color blanco aperlado y en la medida que pasa el tiempo se tornan de color oscuro; después de cuatro a cinco días emergen las larvas. Durante los primeros instares larvarios se les encuentra en el follaje. Posteriormente pasa al elote donde se alimenta de los granos más tiernos donde se establecen otros insectos por las secreciones que ellos originan, entre estos se encuentran algunos nitidúlidos y la mosquita pinta, y dicho daño puede llegar a causar pérdidas en rendimiento entre el 10 y el 30%, si no se controla. Si se desea la introducción de elote se sugiere realizar muestreos periódicos para evitar daños importantes en el cultivo.

Los gusanos son de colores variados, presentan bastantes setas en el cuerpo, y a los lados tienen unas bandas de color blanco, de dos a tres milímetros de ancho. Ambas especies se diferencian después del tercer instar larvario en lo siguiente: H. Virescens, presenta en el primer y octavo segmento abdominal espínulas microscópicas en los pináculos cetígeros I y II, mientras que H. Zea no presenta espínulas.

Otra diferencia entre estas especies se encuentra en las mandíbulas: la primera especie presenta en la parte interna un retináculo de color oscuro en forma de peine y la segunda especie no; es difícil observar estas diferencias a simple vista y menos en campo: se sugiere de manera más práctica, estar pendiente en el campo para cuantificar adultos y definir la proporción de cada especie.

Este insecto pasa por seis instares larvarios y en su máximo desarrollo mide cuatro cm aproximadamente: pupa en el suelo; después de siete a 10 días emergen los adultos para copular e iniciar nuevamente el ciclo. Se ha detectado que las primeras larvas se presentan en enero y la mayor incidencia ocurre durante marzo.

Dentro del control biológico se han detectado huevecillos parasitados en forma natural por Trichogramma sp, se sugiere realizar liberaciones de esta avispita para incrementar su incidencia. Se tiene la experiencia de algunos productores que realizan esta práctica con buenos resultados. Ellos han reducido las aspersiones de insecticidas, sin pérdidas económicas e incrementar la fauna benéfica natural de esta especie u otros parasitoides como Apenteles sp, Bracon sp, Chelonus sp y otros.

Si es necesario realizar control químico, se sugiere que éste se efectúe cuando la plaga se encuentre en los primeros instares larvarios, época en la que el insecto es más fácil de controlar.

Chinches apestosas, Nezara viridula (L) y (Say)

La chinche verde y la chinche café son conocidas comúnmente como chinches “apestosas”; estas especies generalmente se presentan en el cultivo de maíz y lo hacen cuando los granos se encuentran en estado lechoso, y ocasionan que los granos no se desarrollen normalmente.

Nezara viridula
Nezara viridula

Euschistus servus
Euschistus servus

Estos insectos se encuentran distribuidos en regiones tropicales y subtropicales de los cinco continentes, se cree que son originarios de Etiopía.

Los adultos presentan una hilera de 3, 5 ó 7 manchitas claras más o menos equidistantes en la parte anterior del escutelo en los límites del mismo. Las hembras de Euschistus sp depositan alrededor de 60 huevecillos en grupos de 17.6 huevecillos en promedio, dentro de un periodo de 107 días; su desarrollo ninfal requiere de 26 días a 24.4°C.

Al eclosionar los huevecillos, emerge un sinnúmero de chinchillas que presentan en el tórax una mancha de color amarillo, el abdomen es de color negro y tienen en su cuerpo manchas de forma irregular, éstas son de color blanco y no presentan un patrón de distribución uniforme. Durante este estado biológico, pasa por cinco instares ninfales, en los dos primeros son de hábitos gregarios, debido a la característica de los adultos de depositar los huevecillos en grupos. Posteriormente estas ninfas se dispersan en la planta en busca de alimento.

Tanto adultos como ninfas poseen glándulas exocrinas (descargan secreciones fuera del cuerpo del insecto), conocidas como glándulas repugnatorias por el olor característico que despejan al ser tocadas, de ahí su nombre común (chinches apestosas) al secretar varios derivados de hidrocarburos como son: hexenal, octenal y decenal. Estas glándulas se localizan a los lados del abdomen.

Los adultos son aplanados: presentan forma de escudo, miden de 6 a 15 mm de longitud; las dos especies se diferencian rápidamente en campo por el color de los adultos, además de otras características importantes. Sin embargo, el color es clave para su diferenciación. Los individuos del género Nezara sp son de color verde y los de Euschistus sp son de color café. Las hembras depositan los huevecillos sobre el follaje de sus hospedantes, colocándolos en grupos compactos: tienen forma de barril. Durante los primeros estadios ninfales son de hábitos gregarios, posteriormente (en el tercero y cuarto) se dispersan en el follaje; se alimentan principalmente de los granos lechosos. Para hacerlo introducen su estilete en ellos y succionan los jugos: dejan un halo de color pálido alrededor del lugar donde ocasionó la perforación.

Las hembras depositan de 20 a 200 huevecillos sobre el follaje: forman grupos; estos inicialmente son de color blanco aperlado, conforme avanza el tiempo cambian de color y, próximos a eclosionar, se oscurecen ligeramente. Para su emergencia se requiere alrededor de cuatro a cinco días, dependiendo de las condiciones ambientales. Las hembras depositan en promedio 242 huevecillos en 3.2 masas, aproximadamente. El desarrollo del huevecillo a adulto dura 47.3 días y los adultos viven en promedio 84.5 días.

En su cuarto y quinto instar ninfal presentan en su cuerpo varios colores, entre ellos el verde, negro, rojo y blanco. En el abdomen se observan cuatro hileras de puntos blancos de forma longitudinal: cada hilera contiene alrededor de cuatro puntos blancos bien marcados. Durante el verano, el insecto requiere alrededor de tres semanas para completar su ciclo biológico.

Las ninfas y los adultos se alimentan de las partes tiernas de las plantas; al atacar al jilote inyectan toxinas que provocan malformaciones. La etapa crítica del maíz al ataque de esta plaga es cuando el grano está en estado lechoso y el control químico se sugiere cuando se detecte más de un adulto por jilote.

Control cultural y legal. Este insecto no se reproduce en el cultivo, llega de otros lugares. Es recomendable la eliminación de maleza alrededor de los lotes establecidos (sobre todo en aquellos donde se detecte la presencia de esta plaga) con la finalidad de evitar migraciones, es posible que se localice a las orillas de los canales donde existe un sinnúmero de especies de plantas hospedantes.

Control biológico. Aunque en este cultivo la incidencia de enemigos naturales es baja, por el manejo que se realiza en el control de plagas primarias, es importante mencionar que este insecto cuenta con enemigos naturales, los cuales podrían considerarse al momento de hacer una recomendación de agroquímicos. La literatura cita que existe un parasitoide de huevecillos llamado Telenomus sp (Hymenoptera: Scelionidae), y uno de adultos Trichopoda pennipes F. (Dipetera: Tachinidae). Otros autores indican que Telenomus podisis Ashmead, T. Dimmacki Ashmead, Trissolcus utahensis y T. Euschisti Ashmead son parasitoides de huevecillos. Otros depredadores son: Collop marginellus y C. Vittatus (Say).

Araña roja, Tetranychus sp

plagasqueatacanalcultivodelmaiz-11El adulto mide alrededor de 0.5 mm de longitud: es de color rojo y de forma elíptica. Los huevecillos son depositados en el envés de las hojas, son esféricos y transparentes. A temperatura de 26°C, los huevecillos eclosionan entre cinco o siete días; las arañitas tienen seis patas recién emergidas y miden 0.2 mm de largo, pasan por dos o tres mudas para alcanzar el estado adulto.

El ácaro puede presentarse en el cultivo desde la emergencia, principalmente en ciclos con baja humedad relativa. Las colonias se establecen en el envés de las hojas, donde succionan la savia y produce manchas rojizas por el haz y se secan prematuramente. Altas poblaciones en las hojas inferiores de la planta aparentan deficiencia en el agua de riego, falta de fertilización nitrogenada o haber sufrido quemaduras por bajas temperaturas.

Se sugiere prevenir altas poblaciones de la plaga y aplicar los riegos oportunamente: utilizar el control químico cuando la infestación de la plaga cubra arriba del 20% del follaje y el cultivo no haya pasado la etapa de llenado de grano.

Chicharrita del maíz, Dalbulus maidis (DeLong & Wolcott)

Las ninfas son de color amarillo pálido con ojos oscuros. Presentan un par de puntos negros de forma irregular en el margen de los dos últimos tergitos abdominales, desde el segundo al quinto instar. En el quinto instar los paquetes alares se extienden posteriormente sobre el abdomen. Los adultos varían en longitud de 3.7 a 4.3 mm. Tienen el abdomen de color amarillo pálido con manchas oscuras irregulares. Los huevecillos son ovales, de menos de 1 mm de largo y 0.2 mm de ancho, las hembras los insertan dentro del tejido de la planta.

Este insecto se alimenta al succionar la savia de las plantas, sin embargo, su importancia como plaga es porque transmite el espiroplasma causante del acaparamiento del maíz. Los adultos como las ninfas se presentan en el cogollo de las plantas de maíz en poblaciones que varían de acuerdo al tamaño de las plantas, pero el daño directo es prácticamente nulo. El zacate Johnson es un hospedero altamente preferido por este insecto.plagasqueatacanalcultivodelmaiz-c1

Se recomienda eliminar con tiempo de anticipación las plantas de zacate Johnson próximas al lote a establecer con maíz y sembrar en la época recomendada (octubre y noviembre), así como utilizar híbridos tolerantes al patógeno que transmite y controlar a la chicharrita al detectar altas poblaciones y las primeras plantas con acaparamiento. (Cuadro 1). AS

MC Mayra C. Avilés González,
MC Julio Joaquín Pérez Valdez,
MC José de Jesús Wong Pérez, Instituto Nacional de Investigaciones Pecuarias, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP)- Campo Experimental Valle de Culiacán
Dr. Edgardo Cortez Mondaca, Instituto Nacional de Investigaciones Pecuarias (INIFAP)-Campo Experimental Valle del Fuerte
Francisco Domínguez Avilés, Pasante de la Facultad de Agronomía de la Universidad Autónoma de Sinaloa